Targo: los nuevos bancos ya no disimulan

Me he dado cuenta tarde de que el negocio del siglo era poner un banco. Y mira que yo escuchaba en las películas eso de que «la banca siempre gana», pero pensaba que era una frase hecha sin más trasfondo. Conozco muchas empresas que en algún momento han tenido dificultades y han acabado cerrando, dejando a sus trabajadores en la calle y a los empresarios endeudados hasta las cejas. Y nadie ha acudido en su rescate. Es más, en general, los bancos han sido precisamente los que más han ganado con todo ello. Pero si es un banco el que tiene dificultades, le ayuda el Estado, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional…

Y no importa que la cosa vaya mal, que los empresarios siguen cobrando sueldos impensables en cualquier otro sector. Y en el peor de los casos, los jubilan anticipadamente con una pensión absolutamente indecente. ¿Alguien más que yo piensa que en este sector hay mucho atracador?

Lo cierto es que el negocio parece seguir funcionando, y se crean nuevos bancos. Así, entre el Banco Popular y el Grupo francés Crédit Mutuel-CIC han creado el banco Targo. He buscado en Internet su logotipo y he visto varios que respondían a ese nombre. Yo no digo nada. Me limito a publicar uno de ellos.

Targo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *